Páginas

domingo, 31 de agosto de 2014

Coliflor con refrito de ajo y pimentón

Yo este día lo veía lejos, muy lejos, a la par que cerca sobre todo cuando puse los pies de nuevo en la ciudad. Pero es lo que tiene, que todo vuelve, el trabajo, la casa y en definitiva la rutina. Salvo que tenga un golpe de suerte de esos que te quite de las obligaciones adquiridas por necesidad - me estoy refiriendo a aguantar, ejem, por ejemplo a tu jefe -, aquí seguiremos una temporada más. Ahora bien, con las ganas de volver a escribir en el blog, que ya lo necesitaba.

Ha sido un verano, donde he vagueado, he disfrutado y lo más importante he desconectado, de ahí a que tenga pavor al temido lunes 1 de septiembre. Y eso que las vacaciones comenzaron no muy bien que digamos, sobre todo cuando nos presentamos en el hotel y nos dijeron que ni existíamos en la reserva. Menos mal que todo se solucionó y a otra cosa mariposa.


Además este verano me animé a viajar también hasta el sur del país a visitar a mis padres con la peculiaridad de que lo haría sola, conduciendo mi coche y con la idea convencida de que pasar Madrid iba a ser una odisea, pues ya de salida estaba segura de que me iba a dedicar a dar vueltas y vueltas por la capital que a lograr dar con la carretera correcta y que bueno, calma, algún día conseguiría salir de dicho bucle. Y claro que he hecho largos desplazamientos, pero claro, de copiloto..... bueno, ya se sabe, siempre es más cómodo. Asi que para mí ha sido toooodo un logro que no me perdiera, yuhuu!! ya me puedo dedicar a otra cosaaaa.

Y hechos estos comentarios vamos a lo que vamos, a reponer un poco este cuerpito de verano que ha regresado con algún que otro kilo de más y oye, que hay que repartir un poco.

Asi que para empezar un poco de verdura le vendrá bien. Una coliflor que rehogaremos con ajo y pimentón. Muy fácil. Lo primordial es pillar el punto de cocción de la verdura pues no queremos que se quede demasiado blanda y tampoco lo contrario. 

Comenzamos!