Páginas

viernes, 18 de abril de 2014

Vitoria - Gasteiz Capital Nacional de la Gastronomía 2014

En plena Semana Santa y teniendo en cuenta que tengo más tiempo es hora de hacer esta entrada para todos aquellos/as que quieran acercarse a la capital de Euskadi. En primer lugar aquí también tenemos procesiones y cosas así, eso sí en menor medida y menos espectaculares. Ahora, he de decir que yo a mis "taitantos" nunca me acerqué a verlas por lo que tampoco puedo dar mucha más información al respecto.

Pero de lo que sí puedo hablaros es de que como muchos ya sabréis este año Vitoria - Gasteiz ha sido galardonada como Capital gastronómica para el año 2014, lo que ofrece una oportunidad de mostrar al mundo nuestra riqueza culinaria.
 
Para aquellos que puedan y así lo deseen tienen la oportunidad de acercarse a las portentosas barras de pintxos que pueblan la ciudad. Pequeños bocados que concentran un sinfín de sabores. La ciudad se ha preparado para mostrar sus indudables encantos culinarios. Una cocina tradicional, una tendencia vanguardista que va ganando adeptos y unos excelentes vinos con los que redondear cualquier receta. Y es que esa buena parte de riqueza reside en los estupendos vinos que se elaboran en la provincia alavesa.
 
 
Vitoria - Gasteiz
 
La capital alavesa recogió el testigo de Burgos el pasado 23 de enero, un galardón creado en 2011. Vitoria - Gasteiz en la actualidad cuenta con un restaurante con estrella Michelín y cientos de locales que cuidan al detalle sus cartas. Las recetas tradicionales conviven con las propuestas más modernas e innovadoras. Muchas de ellas con productos autóctonos como la patata alavesa, la alubia pinta, la sal de Añana o la miel del Gorbea, entre otros.

domingo, 13 de abril de 2014

Patatas en salsa verde

Mi región es patatera, de hecho a los alaveses nos llaman patateros. Por qué será, difícil eh? Como habéis deducido Álava es una provincia donde se cultiva la patata y donde se obtiene diferentes clases de las cuales la Kenebec es de las más empleadas. Una patata blanca, firme, sin ese sabor dulzón de algunas y que ofrece multitud de posibilidades en los diferentes usos del mundo culinario.
 
Será quizás por el terreno - esto es un valle - por el clima - aquí decimos que solo hay dos estaciones, verano e invierno, y eso que el verano es...bueno peculiar, lo mismo te asas dos días seguidos cual carne a la parrilla, como que te mueres de frío con ese vestidito que tantas ganas tenías de ponerte - pero en fin, cada cual con su idiosincrasia particular que entre otras cosas hace que tengamos esta patata tan rica.
 
Para esta receta yo he utilizado la Kenebec, por ser la que mejor se adapta a este plato.
 
Espero que disfrutéis.